Viajando

Siempre he estado en el invierno de mi vida y los hombres que conocí a lo largo de ese camino fueron mi único verano, por la noche me quedaba dormida por visiones de mi misma, bailando, riendo y llorando con ellos.
Han sido 3 años seguidos de estar en una gira mundial interminable y mis recuerdos de ellos eran las únicas cosas que me sostenían y mis únicos momentos felices reales.
Tan solo era alguien que quería nada más que soñar despierta, no era muy profunda para estudiar filosofía, tampoco muy inteligente, pero después de una serie de eventos desafortunados, vi mis sueños truncados y divididos como un millón de estrellas en el cielo por la noche, que yo había deseado una y otra vez, brillante y rota, pero realmente no me importo, porque yo sabía que se necesita conseguir todo lo que siempre quisiste y luego perderlo para saber que es la verdadera libertad, cuando la gente que conocía se enteraba de lo que había estado haciendo, de cómo había vivido, me preguntaban el por qué, pero no sirve de nada hablar con una persona que tiene un hogar, ellos no tienen una idea de lo que es buscar seguridad en otras personas por un hogar donde poder recostar la cabeza y sentirte en casa.

Siempre he sido alguien inusual, mi madre me dijo que tenía la cabeza de camaleón, sin brújula moral que apunte hacia el norte, sin personalidad fija, sólo una indecisión interior que era tan ancha y tan vacilante como el océano. Y si dijera que no tenia intención de convertirme de esta manera estaría mintiendo, porque yo nací para ser otra mujer, yo no pertenecía a nadie, pero pertenecía a todos, que no tenia nada, pero quería todo; con un fuego por cada experiencia y una obsesión con la libertad que me aterroriza hasta el punto de que ni siquiera puedo hablar de ello y me empujó hacia un punto nómada de locura que me deslumbró y me mareo.
Todas las noches, solía rezar por que encontrara a gente como yo y finalmente lo hice, a camino abierto, no tenemos nada que perder, nada que ganar, nada que deseáramos más; excepto hacer de nuestras vidas una obra de arte.
Vive rápido, muere joven.
Creo en el pueblo que solíamos ser, creo en la persona en la que me quiero convertir, creo en la libertad del camino abierto.

¿Quien eres tú? ¿Estás en contacto con todas tus fantasías? ¿Has creado una vida para ti mismo, donde eres libre para experimentarlas?

Yo la tengo,

Estoy jodidamente loca.

Anuncios

No eres tú

No eres tú, es toda la expectativa que se formo alrededor tuyo,
la esperanza de curar con un poco de amor las heridas recibidas,
heridas que no causaste, pero por alguna extraña razón quisiste hacerlas propias para sanarlas,
No eres tú, es la rapidez con la que sucedieron las cosas
la premura para despojarnos de la ganas, los recuerdos, de los fantasmas.
No eres tú, es la distancia emocional que se abrió entre nosotros,
fue tenerte a mi lado y sentirte tan lejos, como si estuvieras en otro lugar, en otro tiempo y con otra persona.
No eres tú, son tus cabellos chinos que me encuentro en cada esquina
que no dejan de seguirme y de recordarme que no estás conmigo.
No eres tú, son los sábados por la tarde en los que no estabas.
No eres tú, es el puto contestador de tu teléfono, que pensándolo bien esta en todo lo correcto
“La persona usted que está tratando de localizar se encuentra ocupada”
No eres tú, son tus miles de ocupaciones,
son tus compromisos,
tus reuniones,
tus tardes de proyectos,
tus sábados familiares,
tus domingos en la iglesia,
los lunes de gimnasio,
los martes de cine,
los miércoles con los amigos,
los jueves de boliche con los del trabajo,
Y los viernes, si te daba tiempo y no estabas muy cansado, eran para mí.

No eres tú, en definitiva no eres tú, soy yo quien no se merece esto.