My dear Sixsmith…

Solo quiero oírte decir que “Si”
No me des más largas que no puedes cumplir.
Solo di que quieres verme otra vez, que quieres hablar.
Se que estoy asustada y tu lo también lo sabes, esta en el aire, se que también lo puedes sentir.
Solo dame una oportunidad, sabes que no hay nada de malo.
Un “No” más y te creeré, saldré por la puerta por la cual me dejaste entrar y te dejare ser.
Pero tienes que entender que no quiero a nadie más, te quiero a ti, no puedo pasar ni un minuto más pensando que algún día voy a tenerte de vuelta.

Alguna vez leí “No tuvieron final feliz, pero sonrieron todas las horas que pasaron juntos. Y sólo por eso, mereció la pena.”
No pienso pasar toda mi vida recordando esas horas sola, quiero recordarlas contigo.

A half-read book, is after all, a half-finished love affair

Y viceversa…

Cronologia

Necesito decirlo. Cuando lo vi la primera vez y no me refiero a la primera vez que hablamos, me refiero a la primera vez que lo vi en la estación del autobús, un día que hacia mucho frió, me miro con sus grandes y profundos ojos cafés, ¿saben que pensé? Pensé: Necesito conocerlo. Pero jamás me esforcé en averiguar de él.

Eso fue en Enero, después lo veía seguido inclusive le conté a mi mamá sobre él, le dije que se me hacia interesante y que ni siquiera había hablado con él, mi mamá dijo que era una ridícula. 

El día que por primera vez hable con él, se me hizo tarde para tomar el autobús y a él también, compre dulces para mis amigos, era 14 de Febrero a las 7:40 cuando vi que el venía aún más atrás que yo, le dije al chófer del autobús que esperara un par de minutos que había visto a un chico una cuadra antes. A las 11:00 estoy bastante segura que fue a esa hora, lo vi saliendo de mi examen, por primera vez hablamos, dijo algo gracioso y mis amigos les causo gracia su comentario.

La siguiente vez que hablamos fue un Martes 25 de Febrero [como es posible que recuerde este tipo de cosas y no recuerde cosas importantes (o tal vez esto era importante)] estaba sentada en el bus y él dijo “Hola, hoy no traes dulces” claro que traía, siempre traigo mentas, chicles o paletas en mi mochila, no me gusta el mal aliento; y se puso hablar conmigo, no le di importancia esa vez, pero hablamos de tantas cosas que me pareció como un libro abierto; han pasado las semanas y ahora que lo conozco cada vez más y más, me es imposible pensar en cosas sin tener que contárselo, siempre se anexa a mis planes, no importa que tan tontos sean.

El problema no es que me acuerdo de todas las cosas, tengo un cronograma bien detallado con todos los que conozco, recuerdo que me ha dicho o las caras o los tonos con lo que lo dice; el verdadero secreto es que no puedo dejar de pensar en él desde la primera vez que lo vi; juro que sentía como mi corazón salia de mi pecho y no, no estoy exagerando por que me puse pálida cuando supe que era por un completo desconocido. 

Casi nunca siento nada por nadie, me refiero a que tengo amigos pero esos amigos son censados antes, doy un acto de fe.

Con él fue diferente, sentí antes inclusive de hablar con él. 

Febrero, Día 10.

Alguna vez han conocido ese sentimiento, medio curioso, medio chistoso, no soy de las que fácil lo pueden ocultar, en primera por que no me pasa a menudo y cuando pasa, es para quedarse, es ese tipo de sentimiento que te hace decir “no tengo mucho dinero pero si tuviera, compraría una casa para que vivamos los dos”.

Lo que quiero decir es que, él tiene los ojos más dulces que he visto. 
Ahora mismo no importa si decide decirle a todos que esto es para él.
Tal vez sea rápido y simple, pero ahora esta hecho, 

Aún así tengo que hacer decir, espero que no te moleste que lo ponga en palabras, pero que perfecto se ha vuelto todo, ahora que estas aquí…


 

Deja Vu

Encontré un par de cosas que había antes, unas notas y un grupo de conversaciones que pensé no tenia, me reí de ellas, de lo que decíamos, de lo que nos contábamos y de lo madura que pretendía ser para ti.

Soñé con tu novia; tan asombrosamente despampanante como la primera vez que la vi, cerca de servicios escolares, con un pantalón beige, una diadema y me pareció la mujer más bonita que había visto, nunca te conté cuando la había visto por primera vez, por que en ese momento entendí que nunca iba a ser competencia para ella. Pero, te vi, a ti, en mi sueño, esa chamarra mal acomodada, la roja por supuesto; esa sonrisa como quien no quiere la cosa [esa sonrisa que siempre te ponías cuando decía algo muy estúpido], esa camisa azul que tanto me gustaba; ese cabello alborotado, que brillaba en el sol y esos ojos; ella estaba a lo lejos enredada en un banco de niebla y tu estabas a solo dos pasos de mi.

Y de repente desaparecías.

Me acorde de todo en la mañana. Miles de Flashes
Ya no te acuerdas de mi. Lo se.

Y a veces te extraño.

 

Hablemos de ella

Hablemos de ella, como si ella no fuera yo.

Hablemos de cómo le tiene miedo al amor, pero no a toda clase de amor, le tiene miedo a tu amor, a que la lastimes, a quedar como una idiota.

Hablemos de ella, para dejarla escapar.

Para que sus palabras no te lastimen, ni sientas que te lo dice mal.

Hablemos de ella no para dejarla huir, sino para que escape un poco y aclare su mente.

Porque le teme a los encierros y ha pasado muchos dentro de mi cabeza.

Hablemos de cómo odia pensar, a veces en ti, a veces en todo.

Hablemos de que la han lastimado mucho y hace poco.

Hablemos de su fobia por la duda y de cómo cualquier muestra de ésta la hace retroceder los pocos centímetros que ya había avanzado.

Hablemos de que tal vez no sabe lo que quiere y de que sabe que eso te desespera.

Hablemos de que nunca será de esas personas seguras, al menos no en esto.

Y que siempre buscará la manera de que le hagas saber que la quieres, de sentirse especial.

Hablemos de sus fantasías.

De sus idas y venidas de ese lugar lejos de la tierra que la mantiene soñando.

De las construcciones de castillos imaginarios que hace con su cabello y en donde se imagina feliz con alguien. Y se enmaraña, jamás se peina, porque le tiene que hacer honor a sus sentimientos, enredados y confusos, pero donde la mayor de las veces habita en paz consigo misma.

Hablemos de ella y de que es incomprensible para ti, para muchos.

Hablemos de que nunca va a dejar que nadie se acerque lo suficiente para habitar ese hermoso castillo junto a ella hasta que se lo hayan ganado.

Hablemos de que tal vez es mucho para ti y te desesperarás y no la comprenderás.

Ella lo sabe y no quiere lastimarte, muchos se han ido, ya está acostumbrada.

Hablemos de que ella quisiera que te quisieras quedar.

Hablemos de que yo quisiera que te quedaras

 

 

He’s not that Into You.

¿Alguna vez han visto esa película  Trata de alguien como yo… Algo impaciente, pero más bien es como ese tipo de personas que se dedican a soñar con el amor de su vida. Yo soy de esas personas, desgraciadamente. El problema es que cuando crees que has encontrado a alguien que en serio te gusta, haces mil y un cosas por tratar de que tu le gustes.

Y al final de la película, no conozco ninguna mujer que no dijera “Jamás voy a ir detrás de un hombre”.

Pero, es de esas promesas que no puedes cumplir